Un edificio de diez pisos pondrá fin a tres años sin obras en Nuevo Roces

Las primeras viviendas libres del barrio se distribuirán en planta baja y dos alturas, con gimnasio equipado y juegos infantiles

Asprusa tiene previsto comercializar a precios de protegida para llegar al máximo de clientes

Será la primera actuación tras tres años sin obras GIJÓN. La promotora Asprusa desarrollará en los próximos meses un nuevo proyecto residencial para construir diez viviendas en Nuevo Roces, barrio emergente al otro lado de la ronda Sur, donde no se registra actividad edificatoria alguna desde hace tres años. El bloque de pisos que se levantará será, además, el primero de toda esa área que tendrá viviendas de tipología libre. Según ha avanzado Asprusa, en esta nueva promoción se comercializarán espaciosas viviendas de dos, tres y hasta cuatro dormitorios, todas ellas con amplias terrazas de casi diez metros cuadrados, con plaza de garaje y trastero.

El nuevo edificio se construirá en el lote 77, entre la parada de autobús de Benito Otero Martínez y la guardería.

Asegura la empresa que el edificio será «singular y atractivo» por su configuración en planta baja y dos alturas, y dispondrá también de una amplia urbanización privada con gimnasio equipado y juegos infantiles para los niños.

1

Entrega dentro de dos años

Las viviendas de tipología libre, a diferencia de las de protección, tienen la ventaja de que no hay limitaciones ni para la compra ni para la posterior venta o arrendamiento. El precio de comercialización «será de vivienda protegida para ajustarse al máximo a todos los bolsillos, para que puedan optar a la compra un gran número de personas, parejas o familias». Además, la empresa esgrime que al ser viviendas que estarán terminadas dentro de aproximadamente dos años, los clientes que efectúen sus reservas en los próximos meses dispondrán de todo ese tiempo para poder ir pagando poco a poco su piso en cómodos plazos.

Y la cuota de la hipoteca, una vez escrituradas las viviendas, garantiza Asprusa, «se asemejará a lo que se podría pagar de alquiler por un piso con plaza de garaje y trastero de las mismas características que la adquirida».

Los pisos en planta baja dispondrán, además, de aproximadamente 70 metros cuadrados de parcela, para tener su propio jardín, patio o huerto ecológico privado. La parcela donde Asprusa construirá es el lote 77, cerca de la parada de autobús de la calle de Benito Otero Martínez y de la escuela infantil de 0 a 3 años abierta en el barrio. Esta promotora fue una de las primeras que sacó adelante proyectos a finales de 2008 en Nuevo Roces, un barrio donde ha construido y vendido 57 viviendas de precio concertado (VPC) y cincuenta de protección autonómica (VPA). Ahora también será pionera en comercializar allí vivienda libre.

1.483 pisos por desarrollar

En el barrio de Nuevo Roces llevaba si moverse una piedra desde principios de 2011 por la falta de apoyo crediticio de las entidades financieras a los promotores con solares sin edificar en el área residencial. Además, durante bastante tiempo estuvo bloqueada la venta de los pisos en stock en aquellos edificios que fueron financiados en su momento a través de Cajastur, entidad integrada en Liberbank que transfirió todos su activos inmobiliarios al ‘banco malo’, organismo que no admite la subrogación hipotecaria de los compradores. De las 66 parcelas y subparcelas en que Sogepsa dividió el suelo del área residencial más de veinte siguen en hibernación. Según datos de la CACAsprocon, Nuevo Roces tiene aún sin iniciar 1.483 viviendas, el 40% de las 3.700 proyectadas en total en el barrio, que fue el motor del sector local de la construcción durante los primeros años de la crisis